En un día soleado, con calor durante algunos momentos de la mañana, cerca de 160 personas participaron en la tercera etapa de peregrinación de Segovia a la ermita de San Frutos, entre las localidades de Caballar y Sebúlcor.

Después de que tres autobuses de ‘La Sepulvedana’ trasladasen a los peregrinos desde Segovia a Caballar, el pueblo donde reposan las cabezas de los dos hermanos de San Frutos (San Valentín y Santa Engracia), la caminata partió de allí sobre las nueve de la mañana. Para animar los primeros pasos, EL ADELANTADO entregó a cada uno una cajita de bombones ‘DelaViuda’ y un pin con el pajarito que simboliza el ‘Camino de San Frutos’. Se respiraba buen ambiente, de alegría y compañerismo, entre los participantes.

Casi todo el recorrido —unos 26 kilómetros— era por caminos. La primera parada, breve, fue en Muñoveros, donde los peregrinos pudieron sellar su cartilla. De allí partieron a Puebla de Pedraza. En ese tramo pudieron disfrutar de algunos de los paisajes más bonitos de la jornada, los que brindaban los pinares, la ermita de Frades o del Ecce Homo y el río Cega.

El grupo, que poco a poco se había ido estirando, avanzaba veloz. La Guardia Civil velaba por la seguridad de los caminantes, situándose en los cruces. Un poco después, en Puebla de Pedraza, hubo un avituallamiento, para hacer un alto en el camino, si bien el recorrido era prácticamente llano. Un poco más allá se pasó por el campo de golf de Valdemazo. La mañana avanzaba y, a ratos, los rayos de sol hacían sudar. La ciudad de Cantalejo recibió luego a los peregrinos, que desde allí se dirigieron a la meta de la etapa, Sebúlcor, donde los primeros llegaron sobre las 13,15 horas. Una hora después, los más lentos entraron en el pueblo. La alcaldesa de Sebúlcor, Rosa María Sanz, fue una de las personas que completó los 26 kilómetros.

Levantando la vista, en Sebúlcor ya se veían en el cielo los buitres leonados, la especie reina en el parque natural de las Hoces del río Duratón. El esfuerzo de casi cinco horas andando hizo que el hambre apretara. El cocinero Julián del Barrio se encargó de saciar al personal con dos platos distintos: judiones con oreja o macarrones. Y ya, para acabar, tras un cafelito, los tres autobuses volvieron a llevar a los peregrinos a Segovia. Será hasta el próximo domingo, 3 de noviembre, en que tenga lugar la última etapa de esta peregrinación patrocinada por la Diputación de Segovia, desde Sebúlcor a la ermita del patrón de Segovia, en término de Carrascal del Río, un recorrido de cerca de 15 kilómetros por el corazón del parque natural. El plazo de inscripción se cerrará el próximo jueves, 31 de octubre, ya que el viernes, 1 de noviembre, es festivo.

Última etapa de la peregrinación.  El domingo 3 de noviembre tendrá lugar la última etapa de esta segunda peregrinación, entre Sebúlcor y la ermita de San Frutos, de unos 15 kilómetros de recorrido. Las inscripciones pueden realizarse en las oficinas de El Adelantado, en la calle Morillo número 7 (junto al Jardín Botánico).

Puedes enviar tus comentarios y fotografías al correo electrónico caminodesanfrutos@eladelantado.com y las publicaremos en el Blog del Peregrino.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>